Negocios
Relaciones
Crianza de los Hijos y Escuelas
Salud
Actividades para aumentar la felicidad
Página principal » Crianza de los Hijos y Escuelas, Emociones Negativas, Emociones Positivas, Resiliencia, Todo

Ser nosotros mismos en nuestra totalidad

Por en 28/12/2014 – 06:27  Sin comentarios

Homaira Kabir practica psicología positiva en Muscat, Oman. Se dedica a inspirar a mujeres a vivir sus vidas de una manera plena, con propósito y con bienestar. Apoya también a adolescentes mediante programas para secundaria. Los escritos de Homaira han aparecido mundialmente en los medios de comunicación. Actualmente está terminando su MAPP en UEL. Página web. Su biografía completa aún está pendiente. Para conocer otros artí culos escritos por Homaira en Positive Psychology News, da click aquí. Planea escribir mensualmente; sus artículos salen el día 7 de cada mes.



Traducido por Marta Velázquez

Child's tantrumSucedió muchos años atrás. Mi hija más pequeña tenía 3 años por aquel entonces. Cada mañana, mientras la dejaba en su programa Montessori en el camino, aullaría su pequeña cabeza y traería toda la escuela abajo. Ninguno de los otros niños lo hizo. La mayoría lloraría por un minuto, algunos podrían estar deprimidos en un rincón hasta que se les hubiese pasado, mientras unos pocos felices se lanzarían hacia sus mesas de juego favoritas sin molestar con negatividad en absoluto. Pero mi hija no. Ella se lo tomaría a pecho para transmitir los miedos y emociones de todos aquellos en su escuela y pronto llegar a ser la voz no oficial de todo el grupo.

Encontré esta rutina diaria muy difícil de manejar. No sólo haría doler mi corazón la manera en que se aferraba a mí y se negaba a dejarme ir, sino que yo continuaría sintiéndome culpable por el resto del día. Su voz sonaba en mis oídos, y su rostro lloroso aparecería ante mis ojos como un constante recordatorio de haber dejado a mi niña.

A pesar de este caos de la mañana, sin embargo, su profesora no perdió la serenidad. Admiré su compostura y me pregunté acerca de su capacidad para enfrentarse a la tormenta diariamente. Finalmente, un día, en un estado de total confusión, me acerqué a ella llorando y le pregunté desesperadamente por una guía para hacer la rutina de la mañana más tolerable para todos.

“No veo a ningún otro niño llorar de la manera en que ella lo hace. ¿Qué debo hacer de forma diferente?”

Ella me miró y me sonrió, la sonrisa de la sabiduría que proviene de la experiencia.

“¿Alguna vez la has visto reírse?”

Have you seen her laugh?“Bueno, sí” le dije, y no pudo resistir sonreír al recordar su risa contagiosa. Ella era muy risueña. Podría encontrar la más pequeña cosa divertida y reír de la manera más fuerte y por más tiempo de toda la habitación.

“Bien, si quieres que pare de gritar, entonces despídete de su risa también.”

Me aferré a sus palabras por el resto de los años de Montessori de mi hija. Los gritos no disminuyeron, pero las palabras del profesor me dieron la fuerza para manejarlo, sabiendo que obtendría la risa a cambio, la risa que iluminó mi día y trajo energía a los momentos de mayor cansancio.

Con el tiempo, llegué a entender la verdad que se escondía detrás de las palabras de la profesora. Las emociones evolucionaron sobre milenios para asegurar nuestra supervivencia. Cada una tiene un propósito. Nos recuerdan llamar la atención, tomar medidas, evitar una situación, alcanzar a otros, dar la espalda, sentirse conectado y un sinfín de repertorios de otros pensamientos que aseguran no sólo nuestra supervivencia sino también nuestro bienestar en la vida.

Ignora tu riesgo

Iceberg, above and below waterLo que impulsa estas emociones es nuestro subconsciente, el gran iceberg de lo alto del cual vivimos nuestras vidas. Allí, residen nuestras esperanzas y sueños, nuestras respuestas y soluciones, pero también nuestras suposiciones y temores. Las emociones son su grito hacia nosotros en la medida que flotamos en lo alto, a menudo inconscientes de lo que sucede bajo las aguas. Ignorarlas nos deja vulnerables porque nuestro punto de vista consciente está limitado en comparación al vasto desconocimiento debajo de las aguas.

Ignorar las llamadas del subconsciente también nos hace no ser conscientes de sus miedos. Dado que los gráficos del subconsciente dirigen nuestra vida más de lo que a menudo somos conscientes, comenzamos a poner en marcha nuestros temores sin una dirección intencionada en nuestras vidas.

Científicos en el Instituto Max Planck para la Cognición Humana y Ciencias del Cerebro revelan que algunas decisiones se hacen 7 segundos antes de que conscientemente lleguemos a ser conscientes de ellas. Este es un pensamiento aterrador y un recordatorio para nosotros para dar un paso atrás y pensar en nuestros motivos cuando son evasores, perfeccionistas o complacientes.

Cuando no lo hacemos así, empezamos a usar lo que el Profesor Paul Gilbert llama el Sistema de Accionamiento (Drive System) para calmar nuestros miedos y con ello ponernos a nosotros mismos al riesgo de adicciones y otras conductas relacionadas con la dopamina para demostrar nuestra valía. En sus palabras, es “como usar un martillo para un tornillo”. En cambio, él nos aconseja activar el Sistema de Contentamiento (Contentment System), relacionado con la primera rama del Nervio Vago que está vinculada a la fase del tronco cerebral de la evolución y el sistema nervioso parasimpático. En otras palabras, el Sistema de Contentamiento nos calma.

La meditación basada en la compassion es una gran manera de activar el Sistema de Contentamiento. El Dr. Kristen Neff ha desarrollado un sistema llamado Mindful Self Compassion que evoca los beneficios calmantes de la meditación basada en la compasión. La meditación basada en la compasión también construye los sustratos neurales de los que el Dr. Richard Davidson llama el estilo emocional de la resiliencia, haciéndonos no sólo capaces de calmar nuestra respuesta a la amenaza sino también prepararnos para asumir nuestras esperanzas y sueños y hacerlos realidad.

Dusty DaydreamsFinalmente, ignorar el subconsciente también nos hace desconectarnos de nuestras aspiraciones y nuestras alegrías. Nuestro subconsciente es a menudo una parte sin explotar de nuestra existencia que nos comunica a través de los intestinos, el corazón y otros instintos e intuiciones que albergan mucha verdad, incluso si no tienen mucho sentido en nuestro cerebro racional consciente. Escuchar esta parte de nosotros mismos nos abre a un sinfín de posibilidades y nos permite vivir más plenamente.

Veo las consecuencias de esta falta de conexión en mis pacientes anoréxicos que empiezan estando abrumados por sus miedos y las emociones que emergen que aprenden a suprimirlas en la medida en que no sienten nada. No hay amor, no hay esperanza, y sí, hay temor. Entonces empiezan a sentir que sus vidas están fuera de su control. Su desafortunado esfuerzo por recuperar la carga es a través de la comida y el peso. Es una espiral descendente, desde entonces un nuevo temor se establece, el de los alimentos. En sus esfuerzos desesperados para calmarlo, su supervivencia está en juego.

Reconociendo el mensaje de nuestras emociones

Reconociendo el mensaje de nuestras emociones es un buen sitio para comenzar. No es de extrañar, cuando conscientemente etiquetamos las emociones que sentimos, nuestro subconsciente se siente escuchado, a menudo el primer paso para calmarlo. También ayuda a tener emociones como mensajes bien intencionados, la hipótesis Affect-as-Information de Oishi y Kurtz, que algo anda mal en nuestro ambiente necesitando ser abordado. Es sólo entonces cuando estamos preparados para traer nuestra mente consciente a la palestra para que podamos analizar la situación y responder apropiadamente al mensaje que no siempre puede ser correcto pero que siempre vale la pena escuchar.

Submarine emergingCuando el capitán de nuestro barco está debajo de las aguas, haríamos bien en estar atentos a su llamada, escuchar su mensaje y entonces guiarle desde nuestro punto de vista sobre las aguas. Hacerle caso omiso sólo le haría gritar más fuerte o tomar el camino que a él le plazca, potencialmente poniéndonos a ambos en peligro y definitivamente, dejándonos fuera de control. Se inicia dándonos cuenta de la plenitud de nuestra existencia, la totalidad de nuestros cuerpos, la verdad en las expresiones y hacienda un esfuerzo consciente en cuanto a conectar con cada parte de nuestro ser, en compasión y en aceptación.

Mi pequeña ya no es tan pequeña. A la edad madura de nueve años, no puede recordar sus días de gritos. Es muy emocional aún, pero ve sus emociones como un mensaje de que no tiene voz. Su trabajo es darles una voz que es aceptable y comprensible. Es reconfortante ver esto.

Tuve suerte de tener una mente sabia que me guiara. Me enseñó que retraer el subconsciente no es una manera de calmarlo.

Tampoco “¡Cállate!” una frase que entiende. De hecho, el lenguaje va más allá de su comprensión. Lo que entiende son abrazos y una cálida aceptación que apacigua el sistema de amenaza a través del sistema de contentamiento. Ser abucheado o por el contrario ignorado, solo enseña a nuestros hijos a gritar más fuerte o suprimir sus emociones, creando el abismo que está en la raíz de muchos trastornos psicológicos.

Además, cuando escuchamos a nuestros hijos, les enseñamos a escuchar a su niño interior. En el proceso, podemos reducir la velocidad lo suficiente para escuchar a los nuestros propios.

Referencias

+
Gilbert, P. (2009). An introduction to the theory and practice of compassion focused therapy and compassion mind training for shame-based difficulties. Workshop notes.

Gilbert, P. (2010). Training our minds in, with, and for compassion: An introduction to concepts and compassion-focused exercises. Includes a discussion of the Drive and Contentment systems.

Neff, K. D. (2011). Self-Compassion: The Proven Power of Being Kind to Yourself. New York: HarperCollins.

Neff, K. D. (2011). Self-Compassion Step by Step: The Proven Power of Being Kind to Yourself. Sounds True. Audio cassette.

Neff, K. D., & Germer, K. (2012). A Pilot Study and Randomized Control Trial of the Mindful Self-Compassion Program. Journal of Clinical Psychology, Vol. 00(00), 1-17.

Oishi, S., & Kurtz, J. (2011). The positive psychology of positive emotions: An avuncular view. In K. Sheldon, T. B. Kashdan & M. F. Steger (Eds.), Designing Positive Psychology: Taking Stock and Moving Forward. New York: Oxford University Press. Abstract.

Soon, C. S., Brass, M., Heinze, H.-J., & Haynes, J-D. (2008). Unconscious Determinants of Free Decisions in the Human Brain. Nature Neuroscience.

+
Photo Credit: via Compfight with Creative Commons
Child’s tantrum courtesy of libertygrace0
Child’s laughter courtesy of zbigphotography
Iceberg courtesy of greenland_com
Dusty daydreams courtesy of Dusty daydreams
USS Annapolis ICEX by US Department of Defense photo by Petty Officer 1st Class Tiffini M. Jones, U.S. Navy – This Image was released by the United States Navy with the ID 090321-N-8273J-409 (next). Licensed under Public domain via Wikimedia Commons.

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. También puede Suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Sé amable. Manténgalo limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Usted puede utilizar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.