Negocios
Relaciones
Crianza de los Hijos y Escuelas
Salud
Actividades para aumentar la felicidad
Página principal » Todo

El Señor Rogers y el Mito de la Cultura Trofeo

Por en 30/11/2018 – 11:29  Sin comentarios

Kim Wimmer, MAPP 2016 es la fundadora de The Invincible Artist. Es presidenta del departamento de teatro y profesora de actuación en el Colegio de Artes Escénicas de Jóvenes Estadounidenses en el sur de California. Su misión es capacitar a los artistas y creativos para que vuelvan a encender su pasión y propósito, aumenten su resiliencia y enciendan sus carreras creativas. Sus artículos se pueden encontrar aquí.



Traducido por Ariana Morales Peralta

No hubo Señor Rogers para mí a los seis años.

Supongo que era una niña de seis años bastante cínica. Por supuesto, mi infancia fue menos que ideal, por decirlo suavemente, y en gran parte solitaria. No hay duda de que tuve que crecer demasiado rápido. Aprendí a entretenerme yo sola.

Era mediados de los setenta y adoraba el rock & roll. Podría cantarte casi cualquier canción de  Heart, Queen o Elton John que estuviera tocando en mi radio am / fm. Los Muppets fueron mi mermelada. Sesame Street (Plaza Sésamo) era tolerable. Pero simplemente no podía estar a la altura de la vecindad del señor Rogers (Mister Roger´s Neighborhood). Siento más que un poco de vergüenza admitir esto. Creo que el par de veces que traté de verlo, vi a un anciano cantando canciones cursis, cambiando constantemente su suéter y sus zapatos, y no me impresionaban los títeres. Listo. Ya lo dije. Ahora voy a llorar en un rincón.

A decir verdad, no creo haber visto nunca un episodio completo. Era tan tranquilo, amable y lento que no podía relacionarme con eso en absoluto. Rápidamente me aburría. Puede que incluso haya sentido una versión de resentimiento de una niña de seis años por ser condescendiente.

Si solo le hubiera dado el beneficio de la duda y un poco más de tiempo de visualización. Ojalá hubiera sabido que ese anciano aburrido, serio, que se cambiaba los zapatos y que amaba los suéteres era, de hecho, un agente radical del cambio social. Si lo hubiera escuchado, podría haber aprendido algunas estrategias útiles para procesar el dolor y la decepción. Podría haber sido capaz de auto aliviarme para aplacar mi terror cuando regularmente me encontraba abandonada durante horas, a la edad de cuatro y cinco años, y luego por la madrugada siendo una niña de ocho años. Podría haber aprendido que yo importaba y estaba bien tratarme con amabilidad, incluso cuando mi padrastro me degradó de muchas maneras. Estas lecciones podrían haberme ayudado a sentirme un poco menos quebrantada y sin valor en los años difíciles por venir.

Nota al margen, estoy prosperando ahora. Este no es un artículo de víctima de la infelicidad. En el espíritu de transparencia total, sentí que tenía que confesar mi disgusto inicial y la falta de una estructura para recibir el mensaje de Rogers.

Adelantando el tiempo a hoy

Basta con decir que recientemente vi el documental de 2018 sobre la vida y el legado de Rogers, Won’t You Be My Neighbor? (¿No quieres ser mi vecino?) Dos días después, mi cara y mi cabeza todavía me duelen por llorar. El enfoque de Fred Rogers fue revolucionario. Aunque me ha llevado toda una vida de búsqueda de conciencia, educación, y prueba y error aprenderlos por mí misma, los principios que él defendía están en el corazón de mi filosofía de enseñanza. Son las grandes lecciones grabadas en mi vida.

Rogers, a su manera única y gentil, enfrentó los problemas más desafiantes de la vida en su show televisivo para niños. Abordó abiertamente la muerte, la raza, la guerra, la duda, el acoso y la importancia de la comunicación clara y la vulnerabilidad. También demostró el profundo poder del arte. Él prácticamente salvó a PBS (Servicio de Radiodifusión Público) durante la administración del presidente Nixon.

Pero en las últimas dos décadas, algunos educadores, expertos y páginas de opinión en las fuentes de noticias desde The Wall Street Journal a Fox News comenzaron a culpar a Rogers por el privilegio narcisista de una cultura de “todos se reciben trofeos”. Desafortunadamente, como suele ocurrir con este tipo de reacciones violentas de los medios de comunicación, los críticos han borrado los matices de su mensaje y han perdido el punto por completo. Un presentador de Fox News criticó al señor Rogers por decirle a los niños que eran especiales y entonaron: “Este hombre malvado ha destruido a una generación de niños”.

Lo que de alguna manera se perdió en la traducción es el hecho de que el señor Rogers no inculcó el privilegio a los niños. Su declaración de que cada niño era especial, y que los apreciaba tal y como son, subrayaba el valor fundamental que tenemos como seres humanos y que merecemos ser escuchados y amados. También habló con el carácter y enseñó a los niños a respetarse a sí mismos y unos a otros. Él inculcó una sana observación de las emociones y ofreció estrategias de afrontamiento para reforzar la autorregulación de los niños (por ejemplo, “Qué haces con la rabia que sientes”) y pareció sugerir que ser capaz de hablar sobre nuestros sentimientos no solo nos da un lenguaje para expresarlos y etiquetñarlos, también nos dio un medio para gestionarlos. Él nos enseñó que los sentimientos no son para siempre. Podemos estar tristes ahora, pero también seremos felices otra vez. Llegamos a sentir todos los sentimientos porque todos son parte de la vida.

El vecindario del señor Rogers era un lugar al que pertenecías, donde importabas. Merecías ser incluido solo por ser quien eres. Él impartió la creencia de que podemos y debemos mejorar nuestro comportamiento, pero que también somos intrínsecamente valiosos y dignos de amor.

En la devastación posterior al 11 de septiembre, confío en que no fui el único adulto que encontró consuelo e inspiración para actuar con altruismo a partir de la historia de Rogers sobre el ánimo de su madre para buscar ayudantes porque en tiempos de gran lucha siempre se pueden encontrar personas que estén ayudando.

Las estrategias de Rogers estaban profundamente arraigadas en la psicología del desarrollo infantil. Demostró que cuando hablamos con los niños directamente desde un lugar de calidez y amor, creamos conexiones de alta calidad y creamos una sensación de amor y apoyo incondicionales. Rogers modeló cómo mantener el espacio para los niños, permitiéndoles respetuosamente compartir sus pensamientos y sentimientos vulnerables.

Pero esto no es sólo cosas de niños. Rogers estaba plantando las semillas para una comunicación efectiva que también daría forma a nuestras vidas adultas. La psicóloga organizacional Jane Dutton aboga por esos mismos principios en el lugar de trabajo moderno. Construir esta base de honrar y respetar crea confianza, profundiza las relaciones y otorga permiso a otros para crecer y arriesgarse audazmente, ya sea que su caja de arena esté en el patio de recreo o en la sala de juntas.

El problema con la crítica moderna de la filosofía del señor Rogers es la suposición equivocada de que se centró en la autoestima de los niños. En verdad, su enfoque era más parecido a la autocompasión. Según la investigadora de la autocompasión Kristen Neff, la autoestima es volátil y depende totalmente de la validación externa, específicamente la aprobación de los compañeros, la apariencia percibida y el éxito. La autoestima nos abandona cuando fallamos, cuando más la necesitamos.

Por otro lado, la autocompasión reconoce la condición humana y nuestro lugar en ella. Cuando fallamos, podemos recordar que todos fallamos a veces, y podemos comprometernos con la bondad y la conciencia plena. En lugar de saltar inmediatamente al modo de resolución de problemas, podemos estar con nuestro sufrimiento y sentirnos cómodos por el hecho de que es universal e integral al proceso de crecimiento.

El vecindario del señor Rogers demostró regularmente este concepto a la perfección. Cuando Daniel Tiger admite que tiene miedo de que él sea un error, Lady Aberlin no lo descarta ni lo calla, y le dice que no tiene nada de qué preocuparse. Ella no le dice que lo supere ni que sea fuerte al respecto. En cambio, ella canta,

“Creo que estás bien como eres. Realmente necesito decirte que me gusta la persona en la que te estás convirtiendo…. llorando, temblando, soñando o rompiendo, no hay nadie que lo confunda, eres mi mejor amigo”.

Al reconocer que él está en proceso de desarrollo, ella le permite estar donde está en ese momento, sabiendo que es amado. Este enfoque compasivo es también una excelente estrategia para la superación personal. De hecho, la autocompasión hace un trabajo mucho mejor al inculcar un sentido de auto-valor sólido y estable en vez de juzgarnos a nosotros mismos de manera positiva. Empíricamente, la autocompasión se ha relacionado con una mayor voluntad de volver a intentarlo después del fracaso.

Realmente no entiendo la combinación de enseñar a los niños sobre su valor implícito como individuos con la idea de que todos obtengan un trofeo, sin importar el esfuerzo. El primero se trata de la dignidad y el valor intrínseco, y el segundo se trata de la recompensa por la excelencia, o en este caso, la falta de ella. La competencia puede ser saludable. Según el psicólogo Martin Seligman, el logro desempeña un papel importante en el bienestar. Dar a todos un trofeo por aparecer socava los logros como contribución al bienestar.

Yo enseño actuación en una universidad de artes escénicas donde animo a mis alumnos a desarrollar el dominio y el arte. Espero excelencia de ellos, pero no perfección. Hay un tremendo valor en la práctica deliberada y en el trabajo profundo. También existe la seguridad de saber que aún eres digno de amor y respeto cuando fallas. La perseverancia y el trabajo profundo proporcionan una sensación de satisfacción que ningún trofeo de participación podría comenzar a emular. Los niños ni siquiera están comprando ese sin sentido del trofeo por participación.

Sin embargo, si no los alentamos a esforzarse, si no les permitimos que vuelvan a intentarlo cuando fracasan, lucharán constantemente con la motivación y la falta de autoestima. La autoestima es volátil, ¿recuerdas?

El señor Rogers nos mantuvo en lo más alto. Él no abogó por el privilegio. Él no ofreció elogios sin sentido. Al transmitir que pertenecemos y que somos dignos de amor y respeto, nos animó a cumplir con la responsabilidad de actuar como nuestro ser más elevado. También sabíamos que incluso cuando fracasábamos, él nos amaba tal como somos. Ese tipo de amor y apoyo no inculca el privilegio. Nos da alas.

En su discurso de aceptación para el Premio a la Trayectoria en el Daytime Emmy de 1997, Fred Rogers, humildemente, subió al podio y dijo:

“Todos nosotros tenemos unas personas especiales que nos han amado en el ser. ¿Tomarías, junto conmigo, 10 segundos para pensar en las personas que te han ayudado a convertirte en quién eres? Aquellos que se preocuparon por ti y querían lo mejor para ti en la vida. Voy a tomar el tiempo “.

Durante esa transmisión en vivo de un programa de premios de televisión auto-engrandecedor, esperó 10 segundos mientras la cámara tomaba la cara llorosa de actor tras actor, cada uno tomando un momento para recordar.

 


Referencias

Rogers, F. (1997). Fred Rogers Acceptance Speech – 1997. The Emmy Awards Lifetime Achievement Award.

Mr. Rogers Neighborhood (Posted by PBS Kids in 2017). Lady Aberlin and Daniel Tiger Talk and Sing About Mistakes.

Baumeister, R., & Leary, M. (1995). The need to belong: Desire for interpersonal attachments as a fundamental human motivation. Psychological Bulletin, 117 (3), 497-529. DOI: 10.1037//0033-2909.117.3.497

Dutton, J. (2003). Energize Your Workplace: How to Create and Sustain High-Quality Connections at Work. San Francisco, CA: Jossey-Bass.

Dutton, J. & Worline, M. (2017). Awakening Compassion at Work: The Quiet Power That Elevates People and Organizations. San Francisco: Berrett-Koehler Publishers.

Neff, K. (2003). Self-compassion: An alternative conceptualization of a healthy attitude toward oneselfSelf and identity, 2(2), 85-101.

Neff, K. D. (2011). Self-Compassion: Stop Beating Yourself Up and Leave Insecurity Behind. New York: HarperCollins.

Rogers, F. (1968). What do you do with the mad that you feel?. Song lyrics.

Tesema, M. (2018). Remember that time Fox News said Mister Rogers was ‘evil’?

Photo Credit: Flickr via Compfight with Creative Commons licenses
Muppets courtesy of IGypsyWoman
Garden sign courtesy of mitchelhawkins
Children’s story hour courtesy of NJLA: New Jersey Library Association
Wings courtesy of Lake Worth

Mr. Rogers DVD cover from PBS store
Mr. Rogers framed picture from United States Postal Service (USPS)
Mr. Rogers Commemorative Stamp from USPS

Deja un comentario!

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. También puede Suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Sé amable. Manténgalo limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.

Usted puede utilizar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este es un weblog Gravatar-habilitado. Para obtener su propio mundo-reconoce-avatar, por favor regístrese en Gravatar.